Querido maestro, de la vara y el tintero a la tablet

Entrevista a Don Terencio, profesor de la Casa de Badajoz desde hace 40 años, que repasa, junto con otros docentes, los cambios vividos en esta profesión.

Terencio es un profesor de toda la vida, pero con una trayectoria peculiar. En el pasaporte británico que lleva encima está su verdadero nombre: Terence Anthony Francis Tully, nacido en el condado de York, Inglaterra. Con 16 años acompañó a su hermana mayor a un viaje a Badajoz y le encantó. Con 27 años se instaló definitivamente en la capital pacense y fue uno de los primeros profesores nativos de inglés. «Cuando decía Terence me llamaban Teniente, Teresa, de todo, y cambié el nombre al español».

Comenzó a trabajar en tres centros de la capital pacense, Los Salesianos, el Santo Ángel y el Santa Teresa, hasta que se quedó como docente fijo en el primero. También dio clases a los profesores de la Facultad de Medicina y colaboró en los inicios de la Universidad de Extremadura para traducir textos. «Conseguimos que los publicasen en revistas de Alemania o Estados Unidos. No podían pagarme, pero me apuntaban como colaborador y por la noche me invitaban a un bocadillo y una copa».

La noticia completa en el siguiente enlace: Querido maestro, de la vara y el tintero a la tablet